Buscar

OSOS, BOSQUES, AGUA Y VIDA ¿CUÁL ES SU RELACIÓN?

Actualizado: 22 de nov de 2018

Donde hay osos, hay bosques;

donde hay bosques, hay agua; donde hay agua, hay vida

Daniel Rodríguez.

Director Fundación Wii.


Donde hay osos, hay bosques; donde hay bosques, hay agua; donde hay agua, hay vida”, es así como por medio de esta frase sonora y poética inicia nuestro blog, ya que esta resume toda una dinámica que gira en torno del Oso andino (Tremarctos ornatus), Oso de anteojos o Mashiramo, como lo llaman los indígenas Yukpas que habitan la Serranía del Perijá.


El oso andino es la única especie de oso que habita actualmente en Suramérica, distribuyéndose en países como Venezuela, Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia y el norte de Argentina. En Colombia se encuentra en las tres cordilleras por lo que su distribución se restringe a los Andes, de donde se deriva su nombre.


Algunas de sus características físicas es su pelaje negro, grueso y largo y presenta manchas de color blanco o crema alrededor de los ojos, la cual es única en cada uno de los individuos y puede variar de ubicación en cara y cuello. Tal cual como sucede con nuestra huella digital, en ellos, dicha mancha no es igual en ningún individuo.

José Gregorio Hernández. Fundación Wii

Javier Rodríguez. Fundación Wii

Adicionalmente, es un plantígrado (apoya en el suelo toda la planta de los pies y de las manos al caminar), tiene garras no retráctiles y sus hábitos generalmente son diurnos. La hembra se puede diferenciar de los machos por el tamaño (dimorfismo sexual). Los machos son más grandes que las hembras; levantados en dos patas alcanzan una altura de 1.50 – 2.10 m y pesar hasta 180 kg, a diferencia de la hembra que es más pequeña y llega a pesar entre 80 -90kg.


Los sentidos que tiene más desarrollados son el oído y el olfato. Se ha calculado que el segundo es 500 veces más fuerte que el de los perros. Presentan personalidad huidiza y solitaria, agrupándose sólo en época de apareamiento.


Constantemente, el oso andino recorre grandes distancias, ocupando una gran variedad de ecosistemas que incluyen bosques andinos, páramos, bosques de niebla y selvas tropicales, los cuales, en la actualidad, se encuentran transformados y fragmentados, afectando las poblaciones de oso andino a lo largo de su distribución.


Por lo anterior, el oso andino se encuentra categorizada como “especie sombrilla”, las cuales son especies que requieren grandes extensiones para el mantenimiento de poblaciones mínimas viables, lo que se traduce en que al garantizar la conservación de sus poblaciones, implican la protección de poblaciones de otras especies además de ecosistemas asociados, razón por la cuál son empleadas para el establecimiento de corredores ecológicos con el fin de interconectar áreas naturales relativamente aisladas entre sí, pero que en conjunto pueden facilitar la conservación de diferentes especies1.


Dentro de las matrices de conectividad, el oso andino se encuentra relacionada con diferentes factores, incluido el ser humano y sus actividades productivas. Es en este punto el que los osos, bosques, agua y vida se relacionan, ya que los esfuerzos encaminados a la protección de esta especie van más allá de llevar a cabo procesos puntuales en una dirección, sino que por el contrario interactúa con otras especies, ecosistemas y factores que se encuentran dentro del sistema, como lo es el ser humano, el cual es el responsable de la mayoría de transformaciones que se vienen adelantando en el hábitat del oso andino.


A lo largo de la historia, diferentes organizaciones y personas se han dedicado al estudio de la especie, en el caso de Colombia, en esta oportunidad resaltaremos la labor realizada por una organización que en sus procesos ha logrado vincular la investigación, trabajo con comunidades y la divulgación; la Fundación para la Investigación, Protección y Conservación del Oso Andino, WII, la cual desde el año 2001, en convenio con diferentes Autoridades ambientales regionales, ministerio de ambiente y otras ONG´s han contribuido al conocimiento de la especie en el territorio Colombiano, al igual que ha apoyado en la planeación de estrategias regionales y nacionales en pro de la protección y conservación de la especie.


Uno de los factores más rescatables de esta organización, ha sido el trabajo con las comunidades y la generación de material divulgativo que apoya lo que en la Fundación URAKU llamamos como Misión CoCo, Conocer para Conservar, ya que además de los artículos de divulgación científica, esta organización ha llevado el mensaje a diferentes públicos incluidas las comunidades indígenas, campesinas, niños y jóvenes del territorio colombiano. Un ejemplo de ello, es el libro de cuentos redactados por niños de la región de la Serranía del Perijá titulado “Cuentos del oso andino del Perijá. 8 relatos de 8 niños de la región”, en el que aparte del proceso investigativo, se incluyeron procesos de educación ambiental que aporto al conocimiento de la especie en una región en la cual se identificó un gran desconocimiento sobre la especie.

El libro fue desarrollado en convenio con la Corporación Autónoma Regional del Cesar “CORPOCESAR” mediante el proyecto “Implementación del plan de acción regional para la conservación del oso andino (Tremarctos ornatus) en la ecorregión Serranía del Perijá”, en el marco del programa nacional de conservación de oso andino (segunda fase), donde sobresale, entre otras, la estrategia de educación ambiental, la cual fue trabajada de la mano de los docentes y estudiantes de diferentes instituciones educativas de los municipios que tienen presencia en la Serranía del Perijá.


Por estas y muchas más razones se indica que los osos, los bosques y el agua se encuentran íntimamente relacionados con la vida, por que donde hay osos, hay bosques; donde hay bosques, hay agua; donde hay agua, hay vida.


Este mes estaremos realizando un reconocimiento a todas las acciones que ha realizado una de las organizaciones que ha creído en nosotros, la Fundación para la Investigación, Protección y Conservación del Oso Andino, WII, así que atento a cada una de las publicaciones que realizaremos en nuestras redes sociales en donde podrás conocer mucho más de las investigaciones y acciones que la fundación Wii ha realizado en Colombia, en torno al oso andino.


FOTOGRAFIAS: Fundación para la Investigación, Protección y Conservación del Oso Andino, WII



1. Isasi Catalá, Emiliana. (2011). Los conceptos de especies indicadoras, paraguas, banderas y claves: su uso y abuso en ecología de la conservación Interciencia, vol. 36, núm. 1, enero, 2011, pp. 31-38. Caracas, Venezuela

0 vistas

En la Fundación URAKU, obedecemos al llamado universal a la adopción de medidas para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad.

Objetivos sostenible.png
Donar

©TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.URAKU

Sitio Web creado por NEGRO Marketing Creativo